martes, 2 de febrero de 2010

Viaja hacia tí y luego entonces volemos juntos


Siéntate en el lugar mas relajado de tu casa, escucha la música que te mueve por dentro, algo parecido a gemir, a alucinar, ese silencio que por fuera es solo aire, pero en tu cabeza es movimiento, piensa con los ojos cerrados en lo que eres, en la esencia de tu ser, piensa, siente, toca, analiza, ¿cuánto te conoces?, ¿cuánto te quieres conocer?, ¿cuánto más puedes develarte desde las entrañas?, ¿qué necesitas y porqué es importante el viaje hacia tí? Preguntate cosas importante como: ¿Aún soy un atrevido pollo, capaz de trepar montañas?, ó ¿simplemente me he convertido en una pesada gallina?

Hoy estás sentado con el cerebro lleno de compromisos con la vida, con la sociedad, muchos más de estos son torpezas que mermarán en tu camino, desecha esa basura, déjala ir, piensa en tí, para poder estar plenamente presente con los demás, para poder dar concientemente, para entregarte al mundo que te rodea, para viajar por dentro y por fuera. Para volar, primero debes extender tus alas... para volar debes volver a tus primeros días, gatear, gritar, bailar, correr, sonreir, amar, besar, sonrojarte, hacer mil travesuras y disfrutarlas, vivir, gozar, equivocarte, pero sobretodo sonreir.

AMULETO-MAGA


Para Maga
"Hogar, hogar de nuevo, me gusta estar aquí cuando puedo... y cuando vengo a casa frío y cansado, es bueno calentar mis huesos al lado del fuego... Lejos de todo el campo, el peaje de la campana de hierro pide a los fieles de rodillas, para escuchar el suave hablar de un hechizo de magia".
(Pink Floyd / Time / The dark side of the moon).
Funcionará definitivamente, aunque no tengas fe, está hecho para que creas en tu potencial.

jueves, 28 de enero de 2010

Inseito de Sangre Azul y la búsqueda del ¿qué?


Este es un: no-cuadro (...de forma irregular "orgánica"). Realizado en papel de algodón pintado a mano y decorado con cinta dorada.

No hay superioridad entre un hombre y un insecto, la diferencia única es el color de la sangre.
Somos tan frágiles, tan pequeños, siempre nos olvidamos de la inmensidad de nuestra existencia y al mismo tiempo de la brevedad de ésta, permanecer, quedarse, desaparecer, son palabras que flotan en el aire, y me pregunto: ¿Que nos hace tan sensibles, tan distintos unos de otros?, ¿Qué nos marca?, yo busco algo, también buscas tú, son cosas muy distintas, pero al final todos buscamos, a veces no encontramos, y no se debe a que no exista, sino a que no lo comprendemos a tiempo, está frente a nuestros ojos, en repetidas ocasiones nos dá de patadas, nos grita, nos llama, está ahí, y no lo vemos, se va, porque se cansa de esperar. Todos buscamos algo, las flores, los insectos, las nubes, el aire, la tierra, la nota roja, la carta perdida, el azul del cielo, el negro del odio, el naranja del dolor, el perro con sarna y la mujer desdichada.
Todos, hasta el que ya encontró...